Buscar este blog

domingo, 5 de abril de 2015

De vez en cuando un poema...



Sonetos para el Testamento de Judas
(Con el perdón de los sonetos)

I
Yo, llamado Judas Hussein Obama
(conocido también por Barack Iscariote)
con historial de traidor de mucha fama
dejo en testamento, antes que me ahorque:

La cuerda que me aprieta el cuello
y promete llevarme a mejor vida
la dejo a mis más fieles perros
Leopoldito, Ledezma y María Corina

Y si no sirve ni pa amarrar suerte
y de nuevo no pegan una
resuelvo que se entreguen a la muerte,

amarrándosela también al cuello
Tal parece que Venezuela no duda
en poner rodilla en tierra y enfrentar al imperio.

II
Mis bien pulidos zapatos los dejo
después de pisar tanta mierda
a lamebotas, arrastrados y pendejos
que en el Norte aún tienen su quimera

Caminen ligerito a la cola de la visa
y doblen bien el lomo al llegar a la embajada
Que les quede bien clarito: lo que se da no se quita
No devolvemos plata o dignidad, una vez entregadas

Y el Nobel de la Paz que me gané haciéndome el sueco
lo dejo a los que sueñan con la guerra en Venezuela
para ver si hace bulto en sus aquelarres sin eco

Porque después de tanto real, mentira y campaña sucia
está claro para el Norte que ya al Sur de la Frontera
hay un mar de pueblo que ya no cree en marramucia.

III
Mi beso traidor, pues así vendo al que sufre,
para víctimas y familias de mis amadas guarimbas
Daño colateral, arrechera drenada, muerte que me nutre
Pequeños detalles de mi democracia gringa

Mi camisa la dejo al especulador, al bachaquero
De miserable a miserable, pa que le cubra el pecho vacío
como agradecimiento maldito (aunque sincero)
por tan inestimables y sucios favores recibidos.

A caretablas y “yonofuís” les dejo mis pantalones
A ver si, de una vez por todas, al ponérselos asumen
Pues para enfrentar a un pueblo con tanto ovario y cojones,

habrá que ser responsable de lo dicho y de lo hecho
Si no, cachorros queridos, se me bajan de la nube
¡Aprendan a Chávez, no joda!... que siempre nos puso el pecho.

IV
A México lindo, tan lejos de Dios y tan cerca de mí
no dejo cobardía, traición, ni sucias monedas de plata
Que de eso ha tenido bastante y ya el sol debe salir
Y saldrá cuando aparezcan sus muchachos de Ayotzinapa

Al África, de donde vengo, tantas veces traicionada
lego un imperio de muerte y de milicias terroristas
Ruinas hará de Libia y de Kenia un llanto de juventud masacrada
a fuerza de moneda yankee y de plomo yihadhista

A la tierra de Jesús, a la antigua Palestina
dejo el infame muro que cerca el gueto de Gaza
Fósforo blanco, bombardeo, muerte en cada esquina

Armamos al sionista y al extremista musulmán
No digan que nos es redondo el negocio de esta casa
de seguir sembrando odio y cosechando maldad.

V
De Europa no me olvido y dejo
para ella la crisis perfecta
El sur entre el desahucio y el encierro
y en Ucrania los neonazis con la cordura muerta

Ni se crean que dejaré a alguno
mis treinta cochinas monedas de plata
Me las llevo así sea en el culo
Quien por dinero traiciona, al dinero se amarra

Sea mi última voluntad, señores
que el jodido imperio se muera conmigo
Siendo traidor y títere de traidores,

muerdo la mano que me alimenta
Excepto del dinero, de nadie soy amigo
Y porque no la tengo, a nadie lego mi conciencia.


Madrugada del domingo de resurrección de 2015



No hay comentarios:

Publicar un comentario